Rezar con nosotras las Misioneras del Sagrado Corazón el Culto Perpetuo

 


El Culto Perpetuo es una serie de oraciones diarias que se rezan todos los días y fue  el padre Miniot, MSC ayudante del padre Guyot MSC quien introdujo en el noviciado la práctica del culto perpetuo como una devoción en honor al Sagrado Corazón. En 1874 esta práctica fue aprobada oficialmente para toda la Congregación.  Nuestra oración personal y comunitaria impulsa nuestra vida, nuestro trabajo misionero y todo nuestro ser y de esta manera “Ser el corazón de Dios en el Mundo”  únete a nosotras Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús.  Tú también puedes dar tu vida anunciando el amor y la bondad de Dios, al estilo de las MSC. Hoy en día, en todo el mundo son miles de personas, Religiosas y Religiosos, conventos, monasterios, parroquias y familias que rezan y se viven el Culto Perpetuo, la consagración al Sagrado Corazón y la Acuérdate. Vivir el Culto Perpetuo es para todos y todas las expresiones de nuestra solidaridad de fe en Amor y la Misericordia de Dios.  Les invitamos a rezar con nostras:

 

Consagración al Sagrado Corazón

Te saludamos, Corazón admirable de Jesús, te alabamos, te bendecimos, te glorificamos. Te damos gracias, te ofrecemos nuestro corazón, te lo entregamos y consagramos. Recíbelo y poséelo entero; purifícalo, ilumínalo y santifícalo, a fin de que vivas y reines en él perpetuamente. Amén.
Oración a Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Acuérdate, Nuestra Señora del Sagrado Corazón, de las maravillas que Dios hizo en ti.  Te eligió como Madre de su Hijo, a quien seguiste hasta la Cruz.  Te glorificó con Él, escuchando con agrado tus plegarías por la humanidad.  Con más confianza en el amor del Señor y en tu intercesión, venimos contigo  Las fuentes de su Corazón, de donde brotan para la vida del mundo la esperanza y el perdón, la fidelidad y la salvación.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón, tú conoces nuestras necesidades, presenta al Señor  nuestra oración.  Ayúdanos a vivir en su amor; para eso, alcánzanos las gracias que le pedimos y las que nos son necesarias.  Tu petición de Madre es poderosa: que Dios responda a nuestra esperanza.  Amén

 

Culto de Adoración (Domingo)

Señor Nuestro Jesucristo, en unión contigo, deseamos adorar a Dios, nuestro Padre, en nombre de toda la creación. Queremos, hoy, manifestarle públicamente nuestra adoración filial, en especial durante la asamblea de nuestra comunidad. En unión con María Santísima, te rogamos sobre todo por los que no conocen a Dios, nuestro Padre y por los que se han olvidado de su amor.
Corazón de Jesús, templo santo de Dios, ten piedad de nosotros.

Culto de Amor (Lunes)

Señor Nuestro Jesucristo, enséñanos a ser mansos y humildes de corazón, para amar  a nuestros hermanos como Tu nos amas y transformar nuestra vida en una continua entrega a los demás. Queremos, hoy, vivir intensamente esa entrega al servicio de nuestra comunidad. En unión con la Virgen Nuestra Madre, te rogamos en especial por el Papa, los obispos, los sacerdotes y los misioneros, que tienen la vocación de unir a todos los hombres en el amor.
Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor, ten piedad de nosotros.

 

Culto de Agradecimiento (Martes)

Señor Nuestro Jesucristo, unidos a Ti, queremos dar gracias al Padre por el don de la fe y por tantos favores que nos brinda cada día. Danos la sencillez del niño para reconocer las maravillas que Dios hizo en nosotros y vivir en la alegría de los salvados. Queremos, hoy, renovar nuestra fidelidad a los compromisos de nuestro bautismo. Como la Virgen en su Magnificat, y en unión con ella, queremos cantar las glorias de Dios por medio de nuestro apostolado. Te rogamos por todos los que trabajan al servicio de la Iglesia, para que perseveren en su misión de enviados de Dios.
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido, ten piedad de nosotros.

 

Culto de Esperanza (Miércoles)

Señor Nuestro Jesucristo, Tú eres Camino, Verdad y Vida. Enséñanos a llevar a todos los hombres un mensaje de esperanza, principalmente a quienes buscan el sentido de su vida y a los que sufren en condiciones de vida humanas. Queremos, hoy, aceptar con paciencia los sufrimientos morales y físicos que se nos presenten para purificar nuestras almas y avanzar en el camino de la santidad. En unión con la Virgen de los Dolores, te rogamos por los moribundos, los enfermos y los oprimidos, para que tengan fuerza de espíritu y sepan transformar sus dolores en instrumentos de liberación.
Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan, ten piedad de nosotros.

 

Culto de Oración (Jueves)

Seños Nuestro Jesucristo, recordando tu invitación a orar sin cesar, nos unimos a tu oración sacerdotal para ofrecerte este día con sus alegrías y penas, sus trabajos y descansos, y transformarlo todo en una oración continua a nuestro Padre del cielo. Queremos, hoy, fortalecer nuestra fe y comunicarla a quienes ponen su confianza en las vanidades del mundo, despreciando el valor de la oración. Como la Virgen en el Cenáculo, te expresamos nuestra confianza, y, en unión con ella, te rogamos por la gran familia cristiana, para que sepa apreciar mejor el valor de la oración.
Corazón de Jesús rico para todos los que te invocan, ten piedad de nosotros.

 

Culto de Justicia (Viernes)

Señor Nuestro Jesucristo, contemplando tu corazón abierto por la lanza, deseamos "completar en nuestra carne lo que falta a tu Pasión". Danos la valentía de reparar nuestras propias injusticias y las de nuestros hermanos. Queremos, hoy, reconocer las injusticias que se comenten en nuestra comunidad y luchar por la liberación de todos los hijos de Dios. En unión con Nuestra Señora del Sagrado Corazón, te rogamos por nosotros, pecadores, para que sepamos salir de nuestros egoísmos y buscar la felicidad de nuestros hermanos.
Corazón de Jesús, asilo de justicia y de amor, ten piedad de nosotros.

 

Culto de Unión (Sábado)

Señor Nuestro Jesucristo, hacemos nuestra tu oración al Padre, para que seamos UNO y que el mundo reconozca que Dios está en medio de nuestra comunidad. Ayúdanos a fortalecer la unión entre nosotros. Queremos, hoy, acabar con todo rencor y reconciliarnos con nuestros hermanos por medio de verdaderos gestos de amistad. En unión con la Virgen Nuestra Madre, te rogamos por las comunidades cristianas para que vivan como hermanos en la unidad de tu amor.
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra, ten piedad de nosotros.

 

 

Vocaciones

La vida como regalo de Dios representa un encuentro cercano e intimo con Aquel que me ha formado desde el seno materno y que me invita a perpetuar en mi vida la presencia del Reino desde el cual Dios me confía una misión particular al servicio de su pueblo. No todos somos llamados de la misma manera ni para la misma misión, pero sí podemos responder al llamado a ser constructores del Reino según las necesidades de la iglesia y del pueblo, respondiendo de manera especial a los males de nuestro tiempo.

Las Misioneros del Sagrado Corazón somos una comunidad religiosa apostólica y pontifical  que busca responder al llamado de Dios, desde la misión y con una espiritualidad de corazón fundada en él, que es fuente inagotable de vida, que nos llama a una consagración total al servicio de Dios y de nuestros hermanos y hermanas. Esta consagración parte del reconocimiento de sentirnos amados primero por él.

A las jóvenes interesados en nuestra Comunidad, las invitamos a tener primero un seguimiento desde su casa, que tiene como finalidad el conocimiento mutuo del candidato a la Comunidad y de ésta hacia él. Este conocerse mutuo implica también visitas a las familias, ya que ellas son el fundamento de la vivencia comunitaria d la candidata. Después de este conocimiento mutuo se ingresa a una experiencia de aspirantado con las MSC en la ciudad de México en la casa de formación la Encarnación donde se busca desde los estudios y el acompañamiento espiritual y la oración reafirmar la vocación a la que ha sido llamado la aspirante.


 


Responder a la Llamada

Si sientes que Jesús te llama, no dudes en seguirlo. Hazte Misionera del Sagrado Corazón.

Comunícate con la Hna. María, msc al 55-57-67-28-05 o con e-mail:  mexmsc@gmail.com

Nota para Carlos Andrés: Quise poner Responder a la llamada al lado de la foto del Sagrado Corazón pero no pudo hacerlo si posible ver si usted pueda.  Gracias.