Dios te llama…

Toda vocación es una llamada de amor de Dios a una persona y la respuesta es de amor en agradecimiento a este amor incondicional. ¡Existe en el Iglesia una llamada! “Ser el Corazón de Dios en la tierra”.  Esta es la vocación de la Misionera del Sagrado Corazón. Nace en la contemplación de Aquél que fue lanzado en la Cruz, de donde descubrimos el corazón nuevo que Dios nos ha dado y que queremos mostrar a todos las mujeres y los hombres. Surge del descubrimiento del amor de un Dios hecho humano para los demás, de un Dios que se hace el Liberador de toda esclavitud, de toda opresión e injusticia. Brota de la fe en este amor.

Es un llamado a una vida religiosa y misionera destinada al servicio diario del pueblo, llevándoles un mensaje de esperanza, sobre todo, a aquellos que buscan el sentido de su vida, aquellos que viven en condiciones inhumanas, aquellos cuyos derechos no les son reconocidos.

Es una vocación a un espíritu de familia, de compasión, de dulzura, de humildad, de sencillez, de hospitalidad, de sentido del humor. Está hecho, sobre todo de voluntad, de justicia, de atención a todos; sirviendo en dieciocho países, haciendo realidad nuestro lema:

¡AMADO SEA EN TODAS PARTES EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS!

¿Has sentido la inquietud de seguir a Dios siendo Religiosa y servirle siendo Misionera? Lo importante es descubrir, ¿Cuál es tu camino? ¿Cuál es la voluntad de Dios? Y seguramente te has preguntado ¿Cómo darme cuenta?

*Estando abierta y disponible para lo que Dios quiera.

*Conociendo tus deseos, inquietudes, posibilidades y limitaciones.

*Conociendo las diferentes formas de vida Cristiana (vocaciones)

*Buscando un guía espiritual que te acompañe en el discernimiento de la voluntad de Dios

*Profundizando tu fe y escuchando lo que la palabra de Dios despierta en ti.

*Desarrollando la práctica de oración diaria

Vocación Misionera Consagrada MSC

Toda vocación es una llamada.  Dios llama porque quiere intensificar su alianza, su comunicación y su amistad con una persona concreta, consagrándola para sí.  Pero también llama para una misión determinada, consagrando la llamada para los otros.  Ambas cosas están íntimamente unidas, son inseparables.   Julio Chevalier, msc fue un llamado, un hombre con una misión. Humberto Linckens, msc fue un llamado, un testigo del Amor. Por más de 100 años, nosotras, Las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús vivimos nuestra presencia en todo el mundo haciendo realidad nuestro lema:

AMADO SEA EN TODAS PARTES EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Jesús te necesita joven para llevar su amor, su misericordia, su bondad a todo el mundo, y específicamente en nuestra tierra de México. Jesús te necesita para construir un mundo mejor y para mostrar el amor de su corazón. Muchas jóvenes, como tú, de todos los países y razas, siguen haciendo hoy esta experiencia... Desde 1993 en México, y las primeras mexicanas están experimentando el llamado de Dios, el amor de Dios.

¡Te invitamos a considerar la vocación misionera
como una Misionera del Sagrado Corazón!

¡Te esperamos! Soy Hna. María, msc
mexmsc@gmail.com